1

Garralón: “Queremos entrenar a los chicos a una forma de lectura crítica”

El 29 de abril de 2015, llevamos a cabo el taller “Leer el mundo. Los libros informativos y la promoción de la lectura” de la mano de Ana Garralón.

Con una valija viajera llena de libros, la escritora desarrolló una jornada teórica y práctica.

También, a los afiliados que participaron de la actividad se les obsequió el libro «Leer y saber. Los libros informativos para niños».

La charla comenzó una exposición sobre qué hablamos cuando hablamos de un libro informativo. “Se utilizan para conocer, estudiar, investigar y aprender… Contienen datos, conceptos e información. Generan preguntas y ofrecen respuestas”, expresó la disertante. Luego, planteó un ejercicio: Mirar la cubierta de los libros informativos. Es decir, hacer una predicción a partir de la portada, ya que dice mucho sobre el libro.

Luego de un debate colectivo, se distinguió de manera conjunta los siguientes elementos paratextuales:

Textos Imagen
Índice Infografía
Capítulos Mapas
Introducción Fotografías realista o creativa
Agradecimientos: Señal de la información facilitada.
Nos da el espíritu del libro.
Dibujos  
Dedicatoria Esquemas
Bibliografía: Dice que la información viene de alguna parte. Idea de que para hacer un texto, utilizamos otro.  
Datos Colores y tamaño
Tipografía: La mayoría de los textos informativos tienen varios niveles de lectura y los detectamos con la tipografía. Imágenes
Pie de foto Pop up
Glosarios  
Preguntas  

Luego Garralón expresó que hay que cambiar algunos parámetros respecto a la literatura: “Tenemos que ampliar el concepto de lector e incorporar lectores a los de no ficción. Queremos entrenar a los chicos a una forma de lectura crítica. Ellos van a los libros informativos porque enseñan cosas, dan información y datos” y agregó: “Lo ideal es ir preguntando a los estudiantes sobre cuánto saben de la temática del libro, para que nos den pistas sobre el nivel informativo que tienen. Y a partir de ahí, es interesante empezar a hablar”.

Posteriormente, leyó un cuento llamado “La Historia sin fin” de Iela Mari, una ilustradora italiana de los años ‘60, e hizo un repaso por los diversos formatos de libros informativos.

Durante el final del encuentro, se llevó a cabo el taller sobre las maneras de presentar y trabajar los distintos materiales con los chicos. Por lo tanto, la autora dividió a los asistentes en seis grupos y a cada uno le entregó 3 libros para que los revisen. En último lugar,  debatieron las distintas formas de trabajo e intercambiaron ideas en conjunto.  

“Usemos las obras que a nosotros nos gustan y nos dicen cosas. La selección que hagamos nos ayudará muchísimo en la promoción de la lectura”, concluyó la especialista en literatura infantil.

Ana Garralón nació en Madrid en 1965. Ha vivido en Alemania, Chile, Francia y México. Especialista en literatura infantil, publicó el libro Historia portátil de la literatura infantil (Anaya, 2001) y es autora de varias compilaciones para niños. Le gusta la encuadernación, pasear por la montaña, las comidas picantes y los viajes inesperados. En la actualidad trabaja en una librería y, aunque no tiene tanto tiempo libre, sigue con algunos proyectos de libros para niños.